Dos cosas

La primera es que ha salido el nuevo número de la revista Eikyô: influencias japonesas, y que tiene mucha miga, como siempre. Para quienes no la conozcan todavía, baste decir que Eikyô es un proyecto maravilloso de periodismo cultural impreso, dedicado por completo a Japón. Yo escribo sobre música. En esta ocasión, hablo de MONO, héroes del postrock instrumental nipón desde hace más de diez años. Así lo dije en Akane Indie. Me llena de orgullo y satisfacción anunciar que MONO tocarán en suelo patrio muy pronto: Barcelona (La 2, 20/2), Madrid (Joy Eslava, 21/2) y Bilbao (Bilboko Café Antzoki, 25/2). De veras, recomendado.

Imagen

La segunda cosa tiene que ver con el J-pop. En la última entrada, hace más de un largo mes, escribí acerca de AKB48. Es un producto enlatado, pero que tiene mucho encanto: aquel conferido por la extraña independencia del capitalismo nipón. Así, las bizarrías japonesas son también marcas de estilo en un universo musical paralelo. Una de las peculiaridades de AKB48 es que sus integrantes, noventa vírgenes en minifalda, no pueden tener novio. No se trata de un oscuro secreto corporativo, sino que esta regla es conocida y aceptada por los fans. Es parte del juego. La castidad es impuesta para no ensuciar la fantasíkawaii e infantiloide que AKB48 representan con imágenes o perspectivas explícitamente sexuales. La lógica es que si estas náyades no tienen pareja, los seguidores del grupo seguirán queriendo creer que duermen con ositos de peluche. Que quede claro: el sexo en AKB48 está por todas partes pero siempre de manera tácita. Y si hay insinuación, que la hay, esta será lésbica.

Pues bien, Minami Minegishi, una de las miembros de AKB48, cayó en la tentación de la impureza, la fornicación y las pasiones desordenadas, y fue descubierta saliendo sin maquillaje de la casa de uno de los integrantes de Generations, una popular boy-band japonesa. Horror. Lo siguiente fue un vídeo en el canal de YouTube de AKB48, donde vemos a Minegishi con la cabeza rapada, pidiendo perdón durante minutos, hasta que rompe a llorar como una magdalena. Cortarse el pelo de esa manera es un signo de penitencia, y eso es lo que estamos presenciando. Se trata de un acto dramático, diseñado desde arriba, una forma creativa de aprovecharse de una crisis. Todos ganan, menos Minegashi, que ha perdido su puesto en el “once titular” y a partir de ahora cantará en una de las categorías inferiores de AKB48. Al igual que la joven pecadora, los fans están indignados y tristes, porque la conocen o creen conocerla. No me extenderé.

Para más información, recomiendo leer a Ian Martin en The Japan Times.

About these ads

6 pensamientos en “Dos cosas

  1. Uno de los problemas que siempre encuentro cuando se trata de hablar de este grupo es la necesidad de hipérbole que termina fulminando cualquier interés que pudiera tener la crítica convirtiéndola en una serie de lugares comunes y chascarrillos de la crítica o usando marcos de conversación tan enajenados que sólo se puede discutir en esos términos. Esto creo que es parte de la dinámica de funcionamiento del grupo, del mismo modo que son necesarios los fans también hacen falta los anti o los haters. Cada grupo sólo decide mirar en su propia dirección y acaban convirtiéndose en una especie de torbellino de feedback.

    Eso creo que es algo que hay que tener bastante en cuenta desde el punto de vista de la sociología o la antropología, supongo que en cierto modo es análogo o se podría equiparar al sesgo cognitivo o al data-fishing. Uno sólo encuentra lo que ya ha decidido encontrar. Y lo que encuentro bastante perturbador no es que los denunciados (fans) no vean esto, es que los denunciantes (críticos) son completamente incapaces de ver esto.

    • Estás asumiendo que yo soy un “denunciante” o crítico. Crees que ellos son creyentes y yo soy un ateo, y por lo tanto un fanático igual que ellos. Te equivocas. Si hay análisis racional, no hay fanatismo. Y lo hay. Escribo de AKB48 porque me fascina. De lo que desprecio no escribo. ¿Chascarrillos? Por supuesto, esto es un blog, el tono es humorístico. No es una tesis doctoral ni pretende serlo.

  2. Si quieres lo puedes ver de este modo: no hay apenas distancia entre los argumentos que usan los “haters” y los que usan los críticos. Y si se trata de “crítica” o “pensamiento crítico”, yo al menos creo que eso es problemático. Tiras de los hilos de algunas de estas críticas y descubres que provienen de toda esta plétora de sitios que se dedican a conseguir tráfico web mediante el reciclaje o la invención de hilos en 2ch. Y es la pescadilla que se muerde la cola si todo lo que puedes apreciar viene desde un principio filtrado desde la cultura otaku. El interés por aparentar ser degenerados e improductivos, la anulación de cualquier otro tipo de fan como interlocutor válido si no se ajusta a su definición, el propio linchamiento a los miembros de los grupos que siguen para así darse aires o colocarse en el centro de la conversación.

    Yo también estoy de acuerdo en que el grupo resulta interesante, pero, por ejemplo, creo que el hecho que mencionas en la entrada me disgusta, no tanto por la ley de no-novios (la trampilla otaku), como por el hecho de que sea alguien humillándose por tener un trabajo que se supone le abrirá el camino a la felicidad. Trabaja hasta morir. Di adiós a la esfera de lo privado. Muy post-fordista.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s